Mercedes Fernández, que visita en Gijón el Belén instalado en el Antiguo Instituto, critica el escándalo de la corrupción socialista en la región, que el PSOE intenta tapar, y destaca que Asturias necesita con urgencia un cambio que liderará el PP

La presidenta del Partido Popular, Mercedes Fernández, afirmó hoy en Gijón que Asturias “se está convirtiendo en una isla de impuestos, donde los asturianos pagan más que el resto de los españoles”.

Mercedes Fernández, que visitó el Belén instalado en el Antiguo Instituto, recordó que Cantabria también se ha sumado a la reducción del Impuesto de Sucesiones, y añadió que es “una evidencia que en todas las comunidades autónomas se adoptan decisiones que no se toman en Asturias, lo que provoca que nuestra economía no se dinamice y no se generen puestos de trabajo”.

La presidenta subrayó que el PP “tiene que acertar en su candidatura, para que sea representativa, con experiencia, porque la situación no está para experimentos ni para gente que no conozca Asturias, y combinando también nuevas incorporaciones”.

En este sentido, destacó que el PP ofrecerá a la sociedad asturiana una ilusión necesaria en una tierra en la que, como en Andalucía, “hay casos de corrupción y el socialismo los quiere tapar, y la hubo simbolizada en unas personas que pretendían darnos lecciones a todos a todas horas, como Villa”.

“Es un escándalo del que el socialismo no quiere hablar, pero hubo corrupción que no se clarificó”, denunció, para remarcar que “Asturias necesita un cambio urgente y otras políticas, porque las que hay nos llevan al furgón de cola, nos hacen pagar más impuestos que nadie y que los jóvenes abandonen Asturias. El cambio en Asturias lo tiene que liderar el PP”.

Mercedes Fernández confirmó que el PP presentará una enmienda de totalidad a los Presupuestos regionales porque “no son los que necesita una Asturias decadente que no tiene liderazgo”.

“Son unos Presupuestos que nacen de la necesidad y del cálculo político entre la izquierda y la izquierda radical, y que han firmado personas que no tiene representación en el ámbito del Gobierno ni siquiera en el Parlamento. Es una extravagancia más de las que están dando buena muestra los socialistas en los últimos tiempos”.