El diputado regional del Partido Popular Carlos Suárez, portavoz de Sanidad, denunció hoy, en el Pleno de la Junta General, que los 50.000 asturianos que viven en el Noroccidente de Asturias están discriminados en la atención sanitaria, ya que, explicó, el Hospital de Jarrio carece de una UVI móvil con personal propio y es atendida por el servicios de Urgencias.

Carlos Suárez señaló que este hecho tiene especial relevancia en el caso de atención tras sufrir un ictus, y propuso que se instale en el Hospital San Agustín de Avilés una unidad del ictus. "Se mejoraría la atención a los asturianos del Noroccidente", resaltó.

Asimismo, el parlamentario popular reclamó al Consejero de Sanidad que de una vez presente el tan cacareado plan de mejora del área sanitaria de Jarrio, "que se va a convertir enn una nueva mentira integral".