El presidente del Partido Popular, Pablo Casado y la presidenta del Partido Popular de Asturias, Teresa Mallada, mantuvieron ayer un encuentro en el que el líder nacional del PP animó a la dirigente asturiana “a continuar en la línea en la que está trabajando el partido en Asturias para aunar bajo las siglas del PP a todos aquellos que quieren estabilidad, buena gestión, prosperidad económica y bienestar social”.

En la reunión, que tuvo lugar en la tarde de ayer en Madrid, ambos líderes analizaron la situación política que vive el país y coincidieron en la necesidad de reunificar a todos los votantes del centro derecha “porque solo el PP es la alternativa a la inestabilidad y extremismo del gobierno PSOE-Podemos”, en palabras de Mallada.

Casado se interesó por la situación de los sectores más afectados por la crisis económica derivada de la pandemia, especialmente por la hostelería y el turismo, y por la precaria coyuntura de la industria asturiana.

El presidente felicitó asimismo a la presidenta por la actividad desarrollada durante los últimos meses por el Partido Popular de Asturias, no solo en lo que se refiere a la actividad parlamentaria y municipal, sino también en lo que respecta a la vida interna del partido, con la creación y puesta en marcha de las comisiones de estudio, en las que han participado cargos nacionales.

Mallada agradeció a Casado su “apoyo constante” al Partido Popular de Asturias y le aseguró que “está volcado en ofrecer soluciones eficaces a los asturianos, que permitan a la región superar ésta grave crisis, frente a la demagogia y el populismo del presidente Barbón que trata de esconder su incapacidad tras la pandemia”.

En lo que se refiere al partido, le explicó que están trabajando en su fortalecimiento, en un aumento de su presencia territorial “y siempre con las puertas abiertas para todos aquellos que quieran trabajar y aportar en favor del interés general, sin personalismos”.