La diputada Carmen Pérez García de la Mata reclama al Principado, en nombre del Grupo Parlamentario Popular, "ayuda y apoyo con hechos, no con promesas incumplidas, para las parroquias rurales, herramienta imprescindible en la gestión y la defensa del mundo rural asturiano".

En su interpelación, la parlamentaria recordó a la Cámara que las 39 parroquias rurales son "testimonio vivo de nuestra historia", pero el Gobierno regional "sólo cuenta con ellas para ponerles obligaciones, no para defender sus derechos".

Al Pleno asistieron miembros de la Comisión Ejecutiva de la Federación Asturiana de Parroquias Rurales (Fapar) que, previamente al debate en la Junta, mantuvieron una reunión con la presidenta y portavoz del PP de Asturias, Mercedes Fernández. 

García de la Mata subrayó el "insuficiente Presupuesto" que estas entidades reciben del Principado para su funcionamiento -en 10 años su asignación se ha reducido a la mitad, hata los 42.000 euros-, y propuso modernizar su organización. "Todos los partidos parece que estamos de acuerdo, y ya hace 11 años se aprobó, por unanimidad, una proposición del PP en este sentido, pero seguimos esperando por los resultados", criticó.

Dentro de los cambios necesarios, la diputada popular solicitó que, "además de pedir la opinión de las Parroquias para asuntos como los planes de Desarrollo Rural, después se responsa a sus propuestas". 

La parlamentaria también fue muy crítica con las actuales leyes de Montes y Caza, "que el Partido Popular tiene el firme compromiso de modificar a favor de quienes viven en el medio rural", remarcando de forma especial el "ataque frontal a la supervivencia de las parroquias rurales" que suponen los Instrumentos de Gestión Integrada aprobados por el Gobierno socialista para los parques naturales, con "medidas de uso del territorio y de sus recursos exageradas".