El diputado nacional del Partido Popular Ramón García Cañal subrayó hoy que la izquierda y el resto de partidos tendrán la oportunidad mañana de rectificar y apoyar en el Congreso la proposición de ley presentada por el PP para denegar el cierre unilateral de las centrales eléctricas.

El pleno del Congreso de los Diputados debatirá y votará mañana la citada iniciativa, para ampliar las causas por las que se podría denegar el cierre de instalaciones de generación eléctrica a sus propietarios.

En una rueda de prensa celebrada en la Junta General junto a los parlamentarios regionales Gloria García y Rafael Alonso, García Cañal afirmóp que la medida surge porque "el proceso de descarbonización requiere una reforma ordenada".

Además, alertó de que la supresión del carbón y la energía nuclear generará un encarecimiento del coste de la luz, de entre un 15 y un 40 por ciento, supondrá "riesgo de apagones" en Asturias y que una política energética basada en las renovables no reduciría las emisiones.

El diputado popular recordó que una medida similar ya la intentó sacar adelante el Gobierno de Mariano Rajoy, pero fue rechazada por el Congreso.

Oportunidad de la izquierda para rectificar

Ahora, "ante los anuncios de la ministra de Ribera", el PP vuelve a intentar ponerla en marcha y que los grupos tengan "oportunidad de rectificar" y dar la posibilidad al Gobierno "de tener la llave para impedir o aceptar el cierre de las térmicas en función de los intereses del país".

"El balón está en el tejado del PSOE, Ciudadanos y Podemos, que no sabemos que van a hacer porque lo que dicen aquí no es lo que dicen en Madrid", señaló, para añadir que la ley proporcionaría al Ejecutivo central el medio para planificar la política energética, porque "de no aprobarse las empresas podrían cerrar unilateralmente poniendo en riesgo la política energética de toda la nación".

De salir adelante, para el cierre definitivo o temporal se requerirá de dictámenes de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, de la Oficina de Cambio Climático y del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía.

Por otro lado, Ramón García Cañal ha criticado la "verborrea" de la ministra sobre el cierre de las térmicas y ha afirmado que el Gobierno central "dice hoy una cosa y mañana otra" y tiene una política energética basada en "ocurrencias".

En ese sentido, ha insistido en que este proyecto de ley "no es para el PP, es para darle una herramienta al Gobierno de Sánchez".

Un debate que llega en un momento de “máximos históricos” en el precio de la electricidad, y cuyo continuo incremento tendría consecuencias nefastas para el país, especialmente para Asturias, donde hay tres grandes industrias electrointensivas que en caso de abandonar la región afectaría a cerca de 25.000 puestos de trabajo directos e indirectos.