· La diputada Reyes Fernández Hurlé acusa al Principado de “falta de coordinación, transparencia, sentido y sensibilidad con sanitarios, familiares y familias”. · La parlamentaria Beatriz Polledo critica el “triunfalismo” del consejero de Salud y le exige que asuma responsabilidades y adquiera compromisos.

El Grupo Parlamentario Popular ha pedido hoy la dimisión de la gerente de Establecimientos Residenciales para Ancianos de Asturias (ERA), Ana María Suárez Guerra, porque, a juicio de la diputada Reyes Fernández Hurlé, las comparecientes en la Comisión de estudio del Covid de la Junta “ha quedado demostrado que el Principado abandonó a los mayores y falló a los profesionales”.

Así lo ha asegurado la diputada responsable de Bienestar Social durante su intervención para fijar la posición de su Grupo en la última sesión del bloque sociosanitario de la Comisión de estudio.

Fernández Hurlé recordó que el PP propuso la apertura de una comisión de investigación sobre la gestión de la crisis sanitaria en las residencias de mayores “porque entendíamos que era necesario conocer qué había pasado en estos centros donde se concentraron más del 70% de los fallecimientos por coronavirus en Asturias”.  Para la popular esa comisión era sin duda pertinente a tenor de lo descubierto durante las comparecencias de los profesionales en esta comisión “que han puesto en evidencia que no se protegió ni a los mayores ni a los sanitarios como se debería. Se les abandonó”.

En opinión de la diputada, en esta Comisión se ha puesto de manifiesto que la gestión del Gobierno en las residencias de ancianos “está plagada de sombras, incertidumbre y mentiras”, además de que hubo falta de prevención y de protección.

La popular puso como ejemplo el centro geriátrico de Grado y acusó al Gobierno del Principado de mentir en la Junta porque las versiones de administración y profesionales sobre las medidas tomadas en la residencia fueron contradictorias.

Asimismo, calificó de “escándalo” el “sectarismo indignante” de la izquierda en las residencias durante esta crisis sanitaria en función de si los centros eran públicos o privados “obviando que de lo que ese estaba hablando era de personas”.

Para la popular, la gestión por parte del Principado “ha sido el problema y no la solución” porque es evidente que las cosas no se hicieron bien y la situación en las residencias no estuvo controlada hasta que los profesionales tomaron las riendas; “a los que reconozco y agradezco su trabajo”.

 

Más autocrítica y menos triunfalismo

La diputada responsable de Sanidad, Beatriz Polledo, ha criticado el “triunfalismo” y la falta de autocrítica del consejero de Salud en la gestión de la pandemia del COVID y le ha exigido “que para salir de la crisis, empiece por asumir responsabilidades y adquirir compromisos, refuerce la vigilancia epidemiológica, constituya una verdadera red rápida de alertas, aumente la eficacia y la eficiencia en el gasto sanitario, mayor prevención e información “veraz”, más y mejor coordinación sociosanitaria y más residencias de mayores medicalizadas”.

La popular ha cuestionado que el Principado haya reducido a simples “errores” lo que ha sido una “gestión ineficaz porque no existió”, tal y como revelaron los comparecientes en las distintas sesiones de esta comisión.

En este sentido, recordó que en la comisión fueron varios los comparecientes que, sin cuestionar la importancia del servicio de salud y la necesidad de reforzarlo, “reconocieron la complejidad del escenario, la escasez de personal, recursos humanos y materiales; las situaciones límite vividas, la falta de información veraz, el trato de favor, el desabastecimiento, la saturación, la descoordinación, el caos organizativo, los protocolos y las medidas que no llegaron a tiempo, las órdenes contradictorias, la confiscación de material o la infrautilización de profesionales, entre otras muchas cuestiones, así lo reflejaron, así lo manifestaron aquí los comparecientes, en resumen, una verdadera vergüenza”.

Así, aseguró que el PP tenía razón cuando levantaba la voz para denunciar lo que pasaba y sigue pasando en la sanidad asturiana, “dedicamos el 40% de nuestro presupuesto a sanidad y lo relatado aquí por nuestros profesionales es para echarse a llorar, para repensar muchas cosas”.

“Desde luego no somos los mejores, ni los más preparados para afrontar crisis sanitarias y lo que debemos es huir de la autocomplacencia y hacer mucha autocrítica, y aprender que somos vulnerables”, sentenció la diputada popular.

Por último, recomendó a los socialistas reconocer los muchos errores cometidos y pedir disculpas. “Tienen hoy aquí la oportunidad para convertir esta disculpa en una herramienta de compensación, de resarcimiento, de reparación a la memoria de las personas fallecidas y a sus familias”.