· La diputada Beatriz Polledo insta al Principado aprobar mejoras laborales y en la formación de los especialistas en Ciencias de la Salud, especialmente los residentes MIR, para “hacer atractiva Asturias” y combatir la carencia de médicos que padece la región. · Polledo subraya las consecuencias que supondría la cooficialidad del asturiano para “atraer y retener el talento” de los profesionales sanitarios.

El PP de Asturias reclama equiparar la retribución de los especialistas en Ciencias de la Salud con la media nacional, para que “Asturias deje de estar a la cola y sea atractiva a fin de atraer y retener el talento”. Los populares defenderán el próximo miércoles en el Pleno de la Junta General del Principado una Proposición No de Ley en la que reclaman mejoras para que “la formación de los especialistas médicos en Asturias sea una referencia nacional. Hay que poner desde la base el remedio a la falta de profesionales”.

Así lo ha anunciado la diputada del Grupo Parlamentario Popular responsable de Salud, Beatriz Polledo, en una rueda de prensa en la que ha estado acompañada por Mercedes Valtueña, residente MIR de cuarto curso de psiquiatría.

Polledo ha denunciado la desidia del gobierno del socialista Adrián Barbón en Asturias ante los “graves problemas de la práctica diaria de los especialistas en Ciencias de la Salud y, más especialmente, de los residentes MIR”, y exige al Principado que apruebe de inmediato las mejoras que solicitan los propios residentes, regulando la relación laboral especial de residencia para la formación de especialistas en Ciencias de la Salud, que ha quedado obsoleto, y que no refleja la realidad asistencial y formativa de los hospitales.

“Queremos mejoras que redunden en la calidad de la sanidad asturiana y ser un referente a nivel nacional, empezando por la calidad formativa de nuestros MIR, de nuestros especialistas de la Salud”, ha defendido Polledo. Entre las propuestas que plantea el PP, la diputada popular destacó la importancia de la equiparación salarial de todos los especialistas, al menos, a la media nacional. En este sentido, detalló que en Asturias un residente de cuarto año recibe una retribución anual de 19.988 euros, por debajo de la media nacional que se sitúa en 21.038 euros, estando así en las cotas más bajas y habiendo Comunidades Autónomas con retribuciones que llegan a los 23.113 euros.

Polledo defendió que todas las medidas que se recogen en la iniciativa del PP “son perfectamente asumibles, por lo que sólo requieren de voluntad política”.  Entre éstas se incluyen también mejoras en los espacios comunes para los residentes, actualización en los equipos informáticos, ya que en la actualidad los residentes se ven obligados a utilizar sus propios dispositivos móviles para poder recibir su formación; mejora de los equipamientos en los centros de salud asturianos, asegurar que los especialistas reciban formación teórica actualizada en competencias transversales un mínimo de 7 horas semanales en su jornada laboral, o impulsar la promoción de la investigación convirtiendo a Asturias en un referente nacional en este campo.  

En estas medidas profundizó Mercedes Valtueña. La residente MIR de cuarto año destacó una “serie de medidas pioneras que no suponen un incremento en el gasto de cara a nuestra formación, pero sí una mejora de las condiciones de formación teórica que recibimos”. Entre las medidas ha destacado la creación de un organismo coordinador en el Principado con competencias exclusivas en materia de regulación de rotaciones externas de especialistas, “para facilitar la llegada de residentes de otras Comunidades Autónomas a ejercer en Asturias rotaciones externas, como ya se hace en otras comunidades españolas y que mejoraría la visibilidad de nuestros dispositivos”.

Valtueña también ha reclamado la posibilidad de realizar 4 meses anuales de rotación externa voluntaria en unidades docentes acreditadas para complementar la formación recibida; o mejoras de confortabilidad y habitabilidad para los MIR. En este sentido, Valtueña ha lamentado que los hospitales asturianos estén “infradotados” obligando a los profesionales a realizar jornadas de 24 y 17 horas “sin tener lugares de descanso suficientemente dotados o los tiempos de respiro que redunda, además, en una mejora de la labor asistencial”; situación que se agudizó durante la pandemia disponiendo una sala utilizada únicamente por una persona.

 

“La cooficialidad limitará la atracción de profesionales”

La diputada del PP Beatriz Polledo quiso también realizar una reflexión sobre las consecuencias que tendría la cooficialidad del asturiano para atraer y retener el talento de los profesionales sanitarios.

“A ningún asturiano le importa si los profesionales médicos hablan o no el bable, porque todos queremos a los mejores cirujanos, a los mejores sanitarios”, ha defendido la diputada popular tras señalar que “la previsible imposición de requisitos lingüísticos para el acceso a las plazas y el desempeño de su labor, será un factor de rechazo que limitará la atracción de buenos profesionales e, incluso, hará que los que tenemos valoren su marcha”.

Polledo ha subrayado también que “la salud de los asturianos es una prioridad para el PP”, y ha recordado al resto de formaciones políticas, que “la defensa de una sanidad de calidad debe estar por encima de reivindicaciones localistas o artificiales”.