El portavoz de Cultura del Grupo Parlamentario Popular, Pedro de Rueda, exige al Gobierno del Principado una "actuación urgente" sobre las pinturas murales de varios monumentos del prerrománico asturiano, en grave peligro de conservación. "Hay que tomar medidas que salven una seña de identidad que nos une a todos los asturianos, porque en caso contrario no es que vaya a perder Asturias, es que va a perder el patrimonio europeo y mundial", aseveró.

En su intervención en el Pleno de la Junta General ante el consejero, el socialista Genaro Alonso, De Rueda afirmó que el PP "no quiere hacer del prerrománico asturiano la munición de una batalla política" con el gobierno del Principado, pero a renglón seguido aseveró que tampoco va a abandonar la defensa de la conservación de un patrimonio que "lleva un milenio siendo importante" y de cuyo valor "nadie duda salvo el Ejecutivo regional".

La pregunta del portavoz de Cultura del PP se suma a la serie de iniciativas parlamentarias en defensa de un patrimonio único. Ya hace un año el propio De Rueda apremió al mismo consejero a intervenir en el panel conocido como "El Músico", en el templo de San Miguel de Lillo. Reconocidos expertos como el especialista de la Universidad de Oviedo Lorenzo Arias alertan sobre el estado de las pinturas tanto en Lillo como en San Julián de los Prados y San Salvador de Valdediós.

De Rueda exigió al consejero actuaciones de "especial urgencia" para preservar "una de las partes más débiles y que más fácilmente puede desaparecer" del conjunto del prerrománico. Pero la demanda va más allá, puesto que el PP reclamará  "un plan general, común". "Que el consejero se tome de una vez en serio las pinturas murales es una buena manera de empezar", continuó.

"No hay transversalidad y no hay un concepto moderno de lo que es el arte y cómo se conserva", continuó el parlamentario del PP en su intervención, para quien, "más allá del enorme valor artístico y el enorme potencial turístico eternamente desaprovechado" del Prerrománico. El conjunto del prerrománico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1993 por la Unesco.