El portavoz de Educación del Grupo Parlamentario Popular, David González Medina, ha defendido ante la Comisión correspondiente en la Junta General la reapertura de la unidad de primer curso del segundo ciclo de Educación Infantil en el Colegio Nazaret de Oviedo cerrada por la Consejería, así como la admisión de los tres alumnos que, por dicho cierre, no pudieron obtener plaza en el centro. La izquierda rechazó la propuesta, dentro de su política de oposición a la educación concertada.

"Lo que se ha hecho en el Colegio Nazaret por parte de la Consejería de Educación no tiene un pase”, critica Medina, que reprochó al consejero, el socialista Genaro Alonso, que “se hayan incumplido todos los trámites y plazos y la formativa existente, con una absoluta falta de transparencia".

La consecuencia, explica el diputado popular, es que "hay alumnos hacinados en un aula, alumnos que presentan una realidad social compleja  y que, por tanto, necesitan una atención especial, personalizada, que no están recibiendo". “Las quejas y reclamaciones por parte de las familias, profesorado y dirección del Centro son constantes exigiendo la reapertura de la unidad", añade.

"La falta de explicaciones por parte del consejero es alarmante, parece que una especial inquina al Colegio Nazaret, no se sabe si es porque es un Centro concertado o porque han osado a protestar", concluye.