Mercedes Fernández afirma en la Junta General que sería beneficioso articular una postura común en la región contra el anteproyecto de ley de Cambio Climático, “en defensa de nuestras industrias y nuestros trabajadores”

La presidenta del Partido Popular, Mercedes Fernández, advirtió hoy de la alarma que ha suscitado en Asturias el anteproyecto de ley de Cambio Climático y Transición Energética aprobado por el Gobierno socialista de Pedro Sánchez, y defendió la necesidad de articular una posición común en la región para combatirlo.

En el Pleno de la Junta General, durante la pregunta quincenal al presidente del Principado, Mercedes Fernández destacó que el citado anteproyecto sería absolutamente perjudicial para Asturias, con efectos muy negativos para su industria electrointensiva, sembrando serias dudas sobre Arcelor o sobre el futuro de Hunosa y del puerto de El Musel.

La presidenta recordó que el próximo 22 de marzo finaliza el plazo de alegaciones a la propuesta del Gobierno socialista, “la fecha crítica para presentar todo lo que se pueda para evitar el atropello al que nos quiere someter una ministra apresurada”, en alusión a Teresa Ribera.

Por ello, Mercedes Fernández resaltó que sería beneficioso y oportuno llegare a posiciones comunes y hacer una defensa conjunta de Asturias, “para alargar plazos y periodos, y porque seremos más fuertes si lo hacemos todos juntos”.

Cherines alertó de que el cierre de centrales térmicas anunciado, como las de Lada (Langreo) y Soto de la Barca (Tineo), supondrán ya la pérdida de un alto número de empleos directos e indirectos.

Mercedes Fernández recalcó que es preciso hacer la mayor fuerza posible “en defensa de lo nuestro, de nuestras industrias y de nuestros trabajadores, porque no tenemos que ser más papistas que el Papa”.