Mercedes Fernández continúa en Pola de Laviana y Ribadesella la campaña informativa del Partido Popular sobre el tributo, y reafirma que lo eliminará cuando gobierne el Principado, tras conseguir ahora que muchas familias ya no tengan que pagarlo

La presidenta del Partido Popular, Mercedes Fernández, ha continuado en Pola de Laviana y Ribadesella la campaña informativa, con el reparto de folletos, para explicar a los asturianos las mejoras logradas por el PP en el Impuesto de Sucesiones.

En declaraciones realizadas a los medios de comunicación en los mercados de ambas localidades, Mercedes Fernández destacó que “ya hemos conseguido reducir a la mitad el problema del Impuesto de Sucesiones, y nuestro compromiso es eliminarlo para los herederos directos cuando gobernemos en la región”.

La presidenta indicó que  los asturianos “éramos los que más pagábamos por este impuesto en toda España, y nos parecía que este agravio comparativo era una injusticia que había que corregir”.

Por ello, explicó, se inició con el PSOE la negociación sobre los Presupuestos del Principado de este año solicitando la supresión del Impuesto de Sucesiones: “Los socialistas se negaron porque les gustan mucho los impuestos, y por eso llevan años manteniendo un Impuesto de Sucesiones injusto, que causa un agravio comparativo a los asturianos y que provoca el éxodo fiscal, ya que mucha gente se marcha de Asturias porque no quiere afrontar el pago”.

En Ribadesella.

Mercedes Fernández recordó que en el año 2015, en la negociación presupuestaria, el PP ya logró bajar dos puntos cada tramo del IRPF, “y este año el objetivo fue modificar a la baja Sucesiones, de forma y manera que habrá muchas familias asturianas de clase media que este año ya no lo pagarán”.

“No nos parece suficiente, pero preferimos conseguir una reducción a la mitad que quedarnos con el discurso y no conseguir nada, porque los asturianos se merecen esa reducción del Impuesto de Sucesiones”, resaltó.

En este sentido, la líder del PP expresó que hasta ahora se pagaba desde los 150.000 euros, y si se pasaba un euro de esta cantidad se pagaba por toda la herencia, “y el Partido Popular ha conseguido que se corrija esa error y que el mínimo exento esté en 300.000 euros”.

Asimismo, afirmó que se deja en sólo tres años el plazo para poder vender la vivienda familiar habitual heredada para obtener la bonificación del impuesto, frente a los diez años que había: “No era justo ni le venía bien a las familias, porque puede ser que una familia que herede una vivienda en Ribadesella no les venga bien porque, por ejemplo, trabaja en Gijón, o puede tenerla ya en Ribadesella y lo que necesitan es dinero para pagar la hipoteca”.

Y señaló que se trataba también de un anacronismo en tiempos donde hay tanta movilidad. “La gente tiene derecho a vender esa vivienda y destinar el dinero a lo que te convenga, no a lo que diga la Administración, que la de Asturias es por cierto muy meticona, se mete demasiado en la vida de las familias, organizando lo que heredan, cómo lo heredan y cuándo lo heredan”.

Mercedes Fernández expresó que Asturias es la región donde se renuncia a más herencias, “porque la gente puede tener propiedades pero no liquidez para afrontar el impuesto, y se malvenden los bienes o se devuelve la herencia”.