El diputado regional del Partido Popular Luis Venta explicó hoy el alcance de la modificación de la ley de Montes de Asturias impulsada por el PP, y que se aprobará por la Junta General a finales de este mes de marzo, “poniendo fin a años de injusticias sufridas por los ganaderos de la región por los caprichosos acotamientos al pastoreo y las indiscriminadas sanciones impuestas por el Gobierno regional socialista”.

Luis Venta, en una rueda de prensa celebrada en el Parlamento asturiano, señaló que la citada modificación da respuesta “a las justas reivindicaciones de las asociaciones ganaderas y organizaciones sindicales del campo, luego de años de protestas y de lucha”.

“Los acotamientos al pastoreo en zonas no arboladas pasarán a la historia en Asturias, con miles de hectáreas que no se han podido utilizar, incluso, por periodos de cinco años”, afirmó.

En este sentido, destacó que con la nueva ley, de la que reconoció que se ha mejorado con la participación de la gran mayoría de los grupos parlamentarios, “los ganaderos dejarán de ser los únicos sobre los que recaían las consecuencias de los incendios en Asturias”.

“A lo largo de los últimos años se ha demonizado la actividad ganadera, se les ha responsabilizado primero de los incendios y después se les ha castigado y sancionado con multas que iban desde 600 a 1.000 euros por tener un animal en una zona acotada”, denunció.

Luis Venta subrayó que habrá un antes y un después en la actividad ganadera con esta modificación, y añadió que el acotamiento al pastoreo solo se va a aplicar en terrenos arbolados, de aprovechamiento forestal.

Y además, será responsabilidad del propietario del monte el que tenga que cercar la zona para evitar la entrada de las reses. “Si no está cercada la parte quemada, no se podrá sancionar”, indicó.

Asimismo, expresó que solo el terreno acotado al pastoreo no computará para efectos de superficie de ayudas de la Política Agraria Común (PAC), y añadió que el plazo de acotamiento en un terreno de utilidad maderera no se iniciará desde la resolución de la Consejería, como hasta ahora, sino desde el mismo momento en que el incendio se considera extinguido.

“Ahora se tarda seis o incluso ocho meses, y había zonas donde el terreno ya estaba regenerado cuando se producía el acotamiento”, manifestó.

Por último, Luis Venta se refirió a otras dos cuestiones que veníamos reivindicando y que son muy importantes para los ganaderos: a partir de ahora se procederá de inmediato a dejar sin efecto los acotamientos que se hayan realizado en os últimos años -más de 20.000 hectáreas en la actualidad-, y se ordenará el archivo de todos los expedientes sancionadores.