"El PSOE engañó a las Cuencas hasta el sonrojo, y sigue haciéndolo. Tenga lucidez y fortaleza para defender nuestra región frente a la ministra de la descarbonización o la historia de Asturias se lo reprochará", aseguró Mercedes Fernández

Más implicación política y menos consideraciones técnicas. La presidenta del Partido Popular de Asturias, Mercedes Fernández, afeó al jefe del Ejecutivo autonómico que, en un asunto "tan importante" para la región como es el cierre de las centrales térmicas, presentase su postura ante la Cámara "como el ingeniero Fernández" y "no como el presidente de todos los asturianos".

Tanto es así que, en su comparecencia, "se olvidó de decirle a los asturianos hasta dónde está usted dispuesto a llegar para defender los intereses de Asturias" frente a la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, partidaria de cerrar las térmicas incluso antes de lo dispuesto por la Unión Europea. Una ministra cuyo nombramiento, en opinión de la presidenta popular, "se pactó en las negociaciones oscuras y opacas de Pedro Sánchez para poder alcanzar la Moncloa pese a perder clamorosamente las elecciones".

Y remarcó: "Igual que pactaron el consejo de administración de RTVE, los socialistas pactaron la descarbonización. Por eso nombraron a una ministra que está en contra del carbón. ¿O es que alguien creía que a Pedro Sánchez le iba a salir gratis la presidencia del gobierno?". La cuestión es que "frente al ex ministro Nadal, que respaldó los intereses de Asturias poniéndole freno a Iberdrola, con un par, ahora tenemos a la ministra del Caso Castor", un fiasco energético a base de producir pequeños terremotos en la costa mediterránea que costó 4.000 millones de euros. 

Anteriores desastres de Teresa Ribera

No sólo eso. Mercedes Fernández recordó también que, en anteriores responsabilidades, Ribera un encarecimiento de la factura eléctrica de 1.700 millones; o una proliferación de las renovables entre 2004 y 2010 que acabó generando un déficit tarifario de 30.000 millones. Sus propuestas para el carbón como ministra de Transición Ecológica, según los expertos, podría llegar a encarecer hasta en un 32 por ciento el recibo de la luz, lo que afectará tanto a la industria como a las familias.

Mercedes Fernández, durante su intervención.

Y, ante esta situación, ¿qué va a hacer el socialismo asturiano?, preguntó la portavoz del PP. "Oiga, es que usted habla del gobierno de España como si fuera el de Noruega, y es de su partido", reprochó al presidente regional, al tiempo que le invitaba a dimitir en caso de que "no esté a su alcance o en su ánimo influir" en el PSOE a nivel nacional.

"Tenga la lucidez y fortaleza de defender a esta región, aunque sea en la recta final y despedida de su mandato. Y, si no puede, le ayudaremos, porque yo creo que el acuerdo político en este asunto nos fortalecería como región", expuso Mercedes Fernández. "Pero no nos engañe, porque la historia de Asturias se lo reprochará", sentenció la dirigente popular, partidaria de que la transición energética se lleve a cabo "de forma ordenada", y no mediante "la decisión exprés de una ministra que no conoce" nuestra tierra. 

Mercedes Fernández no sólo reprobó a los socialistas por haber perjudicado a Asturias en "el trueque de escaños" que Pedro Sánchez llevó a cabo para conseguir que prosperara su moción de censura contra Mariano Rajoy. También puso en cuestión el anuncio de un plan compensatorio de los efectos que tendrá para las comarcas mineras el cierre de las térmicas. "Esto suena al pasado, a dar dinero para callar bocas", declaró el líder de UGT en un titular de prensa que Mercedes Fernández sacó a colación desde la tribuna. 

Fondos mineros para piscinas y boleras

En opinión de la presidenta del PP, "Asturias ya ha explorado un plan de fondos para las Cuencas, que no se gestionó adecuadamente y sólo sirvió para que Areces llenara de boleras y piscinas las comarcas mineras". En definitiva, "los socialistas se llevaron muchos votos, pero no le dieron un futuro a las Cuencas, que era la finalidad de los fondos".

Por eso, Mercedes Fernández no se anduvo con paños calientes y acusó directamente al PSOE asturiano de "haber engañado a las Cuencas mineras hasta el sonrojo. Y siguen haciéndolo", pese a que "no se puede engañar tanto a la buena gente". Así que, apostilló la portavoz del Grupo Parlamentario Popular, hay que "dejarse de reuniones de salón, de apretones de mano y visitas, que eso no nos sirve de nada".