La diputada regional del PP Gloria García ha reclamado en la Junta General del Principado "un perfil profesional personalizado" para ejercer de orientador en el Servicio de Empleo (SEPEPA). Lo que, según su exposición, exigiría regular la especificidad de las funciones del puesto, así como los requisitos necesarios para el acceso al mismo. 

García planteó también la creación de una bolsa de trabajo específica para orientadores, sacándolos de la bolsa general, y que se aplicase la diposición adicional cuarta del Estatuto Básico del Empleado Público, permitiendo a estos trabajadores acogerse al proceso de consolidación. Situación que resolvería, en opinión de la parlamentaria popular, "el fraude de ley" cometido por el gobierno socialista, que ha estado contratando a los orientadores del SEPEPA durante más de diez años por obra y servicios habituales, algo que no está permitido por la legislación laboral. 

"Es una prueba más de la mala gestión socialista", reprochó la portavoz del PP en materia de Empleo. De los 18 orientadores del SEPEPA, de hecho, 14 denunciaron al gobierno del Principado y ganaron. Su puesto ha sido cubierto por funcionarios de Medio Ambiente o de la Agencia Tributaria, en cualquier caso, departamentos cuyo personal "no tiene formación específica de orientador" y que "nada tienen que ver" con el SEPEPA. 

La proposición no de ley defendida por Gloria García contó con el apoyo de todos los grupos con representación parlamentario. En el Pleno, sólo se produjeron dos votos en contra, curiosamente, el del presidente del Principado, Javier Fernández, y el de presidente de la Junta General, Pedro Sanjurjo.