Nuestra presidenta Teresa Mallada junto al portavoz en el Senado, Javier Maroto, presentan la comisión, presidida por Esther Llamazares

Intervención de Teresa Mallada 

Buenos días a todos y gracias por asistir a este acto en el que se constituye la Comisión de Estudio de Políticas Sociales y Bienestar del Partido Popular de Asturias. Bienvenidos todos y, muy especialmente, las asociaciones y colectivos que hoy nos acompañáis.

Permitidme también que agradezca a Javier Maroto su presencia hoy aquí. Javier, portavoz en el Senado, fue el impulsor, hace ya más de seis años, de la denominada Ruta Social del PP, una iniciativa con la que el Partido Popular busca estar más cerca de los ciudadanos, más cerca de los colectivos más vulnerables, para poder trasladar sus necesidades a propuestas políticas que de verdad resuelvan sus problemas.

En definitiva, para situar, como siempre ha hecho este partido, a las personas en el centro de nuestras políticas.

También quiero agradecer que estén hoy aquí a Esther, presidenta de esta Comisión; a Reyes, la diputada autonómica responsable de esta materia, a Matías Rodríguez Feito, Vicesecretario de Políticas Sociales, y a todos los compañeros del PP de la comarca de Avilés que hoy nos acompañan.

Como os decía antes, el Partido Popular, como partido con vocación y experiencia de Gobierno que es, busca siempre solucionar los problemas de los ciudadanos; los políticos no podemos ser los que creemos los problemas, algo que vemos que cada día es más frecuente con el Gobierno que tenemos en España.

Y lo digo porque un Gobierno no puede hablar de ‘escudo social’ para los más vulnerables y permitir que la factura de la luz suba en un 280% o permitir que llenar el depósito cueste un 22% más que hace un año. Un Estado de Bienestar no se consigue vaciando los bolsillos de los ciudadanos.

Y estos altísimos costes de los servicios básicos se notan especialmente en las CCAA que tienen a muchos de sus ciudadanos en el paro. Es el caso de Asturias donde tenemos los % más altos de jóvenes, mujeres y mayores de 55 años sin trabajo.

Siempre hemos defendido que la mejor política social es la de garantizar un puesto de trabajo a cada persona. Porque, tener un empleo no solo es recibir un sueldo, sino tener autonomía y crecer en autoestima; es decir, crecer en libertad.

En Asturias llevamos muchos años sin adoptar medidas concretas encaminadas a crear empleo y, lo que es peor, sin adoptar medidas para que los colectivos que tienen más dificultades para trabajar puedan incorporarse al mercado laboral.

Queda mucho trabajo por hacer para conseguir la plena inclusión laboral de todos, y por eso desde el PP seguiremos haciendo aportaciones para conseguir este objetivo.

●   Residencias.- Y también seguiremos haciendo propuestas para adaptar el sistema de cuidados y el método de atención a las personas mayores a las necesidades actuales. Porque, si algo ha puesto en evidencia la pandemia es que los cuidados y la atención a los mayores se han quedado obsoletos, dejando de lado, en muchos casos, cuestiones como la atención personal y el refuerzo de la autonomía.

Y también ha puesto en evidencia la pandemia escasez de recursos humanos y materiales en las residencias a pesar de que, la mayoría de sus responsables, han dado lo mejor de sí mismos para mantener la calidad de sus servicios en un ambiente lleno de dificultades.

Las residencias, hasta la fecha, han sido instituciones jerárquicas donde se le ha dado mucha importancia a cuestiones burocráticas y a aspectos administrativos, dejando, en algunos casos, relegadas las actividades centradas en mejorar la vida y el bienestar de los propios usuarios.

 

 

Por eso, el nuevo modelo asistencial del que se está hablando debe combinar los cuidados de los mayores en las residencias con la posibilidad de incrementar su autonomía permitiéndoles que puedan permanecer en sus casas. 

com

Siempre que sea posible, debemos ayudar a las personas mayores a mantener el control de sus vidas que no deben perder en el camino de su envejecimiento, proporcionándoles desde las Administraciones los servicios que necesitan para que puedan vivir con dignidad.

Y debemos pensar para hacer esto en la necesidad de que el sistema público busque la colaboración del sector privado en estos ámbitos.

No podemos ser reacios a esa necesaria colaboración público-privada que el Gobierno asturiano se negó a reforzar durante la pandemia y parece que quiere ignorar a la hora de diseñar un nuevo modelo de residencias para mayores.

  • Ingreso Mínimo Vital.- Otro de los ámbitos que requieren una revisión es el Ingreso Mínimo Vital, que se vendió como el gran escudo social que permitiría que nadie quedara atrás, y ha sido un fracaso estrepitoso.

Solo en Asturias, casi 11.000 personas están a la espera de esta prestación y otros tantos, han visto rechazadas sus solicitudes. Ha habido mala gestión e incapacidad; un ejemplo más de la ineficacia de los gobiernos socialistas.

  • Dependencia.- En lo que se refiere a la dependencia, también queda mucho por hacer.  En Asturias, 4.493 personas están pendientes de evaluación y otras 4.696 pendientes de reconocimiento de la resolución.

 Acortar los plazos en esta materia debe ser prioritario. Según fuentes oficiales, casi 1.800 personas murieron esperando por algún trámite de la ley.

  • Valoración discapacidad.- También reclamamos más celeridad a la hora de valorar la discapacidad en nuestra región; porque el tiempo medio de espera para valorar la discapacidad de una persona está en los 10,4 meses a nivel nacional.

En Asturias, el tiempo de espera está entre 18 y 24 meses aproximadamente y la sangría viene en Avilés donde nos encontramos con un tiempo de espera de unos 36 meses. Es decir, triplica a la media nacional. 

com

Por lo tanto, en todas estas materias, queda mucho por hacer, es necesario rediseñar modelos de asistencia y acelerar los trámites para las prestaciones.

Desde el PP seguiremos aportando, presentando propuestas, con el objetivo claro de conseguir un verdadero Estado de Bienestar para todos.

Porque el Partido Popular es el partido de las personas, el que está en la calle y el que está comprometido con el contacto y la interlocución constante con los agentes, colectivos y asociaciones que tienen relación directa o indirecta con las necesidades y realidades sociales en nuestra Comunidad Autónoma.

Para nosotros las personas son lo primero y a la cabeza están aquellas personas que son más vulnerables y que están en riesgo de exclusión.

Seguiremos poniendo todo de nuestra parte para que todas las personas que necesitan que se oiga su voz, sean escuchadas.