Mercedes Fernández alaba, ante el Comité Ejecutivo Regional, la figura de gran hombre de Estado de Mariano Rajoy, y augura una nueva etapa de “ilusión y triunfos electorales para seguir siendo el partido que resuelve los problemas de los españoles”

La presidenta del Partido Popular, Mercedes Fernández, afirmó hoy que el Congreso extraordinario que el PP celebrará en julio “tiene que ser una ceremonia de unidad, del que saldremos absolutamente reforzados, por interés del partido y porque se lo debemos a nuestra militancia ejemplar”.

Mercedes Fernández presidió en Oviedo la reunión del Comité Ejecutivo Regional del PP, tras el anunció realizado por Mariano Rajoy –“el mejor presidente de la historia de la democracia española”, subrayó- de abandonar la presidencia del partido y convocar un Congreso el próximo mes.

La presidenta hizo un llamamiento para que los populares no caigan ni un ápice en la desesperanza, y destacó: “Vamos a engrandecer nuestro proyecto con un Congreso ejemplo de participación y unidad, con un nuevo liderazgo que suponga una nueva etapa en la historia del PP, una etapa de triunfos electorales, de ilusión y cohesión para seguir siendo un partido que resuelve los problemas de los españoles”.

Mercedes Fernández alabó la figura de Mariano Rajoy, “un gran hombre de Estado, brillante, generoso y un excelente presidente del PP, con quien se ganaron las tres últimas elecciones generales y las europeas”.

La líder del PP asturiano afirmó que la confianza de los españoles se mide en las urnas, “pero se ha quebrado por primera vez en la historia de la democracia española, porque el partido derrotado ampliamente en las urnas, el PSOE, al que le sacamos 50 escaños den diferencia, presenta una moción de censura y se pervierte una costumbre”.

Alianza con la radicalidad, separatistas y herederos de ETA

En este sentido, censuró que los socialistas hayan llegado a una alianza con “la radicalidad de izquierda que supone Podemos, los independentistas o Bildu, los herederos de la extinta ETA”.

Mercedes Fernández, durante su intervención en el Comité Ejecutivo.

“Lo que es un gobierno monocolor no quiere decir que 84 diputados puedan regir los destinos de España, porque todas esas fuerzas buscaron un Gobierno débil que dependiese de esa amalgama de siglas”, advirtió.

Mercedes Fernández quiso dejar claro que “nada hubiera solucionado la dimisión de Rajoy, que nada malo hizo y no se podía asegurar la formación de un nuevo Gobierno del PP, sino que se creaba una situación de interinidad que no servía a los intereses generales de España. Y el PNV dijo no a cualquier opción del PP”.

La presidente también criticó la actuación de Ciudadanos, “que pretende dar lecciones al PP siempre, que su principal preocupación es la unidad de España y vencer al separatismo en Cataluña, pero por desgastar al Gobierno del PP y por decir que la legislatura ya estaba acabada consigue de rebote que se vaya a gobernar en España con el apoyado del separatismo catalán”.

“Hay que tener experiencia, serenidad y tranquilidad, porque de impacientes, insatisfechos y gente apresurada no se suelen lograr grandes servicios a España”, remarcó.

Peligran el carbón y las centrales térmicas

La líder popular advirtió de que “alcanzar el poder a cualquier precio lo pagan todos los españoles, y en Asturias, que tenemos preocupaciones singulares, vemos como hoy mismo España traslada a Bruselas su cambio de rumbo en energías renovables; es decir, todas las políticas que estaba articulando el PP en defensa de las térmicas y el carbón peligran y no vamos a tener la suerte que se merece Asturias y quiere el PP”.

También se refirió a “los compromisos importantísimos en infraestructuras con Asturias del Gobierno del PP, y vamos a ver con qué ímpetu, celeridad y gestión se da cumplimiento a las partidas presupuestarias que dejamos aprobadas, porque los socialistas son artistas incumpliendo todos los convenios”.

Mercedes Fernández lamentó que Asturias no vaya a estar “en el corazón del Consejo de Ministros, ni muchísimo menos”, y se refirió a la falta de credibilidad total del PSOE, “que dijo que los Presupuestos eran los peores, los más antisociales, pero cuando vio que le podían dar cinco votos dijeron que eran buenos”.