Mercedes Fernández participa en Madrid en la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del partido, presidido por Pablo Casado, muestra su satisfacción por la victoria popular en Oviedo y afirma que es necesario analizar los resultados electorales del pasado domingo 26M con "humildad, realismo y sentido común"

La presidenta del Partido Popular de Asturias, Mercedes Fernández, participó hoy en Madrid en la reunión del Comité Ejecuitvo Nacional del PP, presidido por Pablo Casado y celebrado un día después de las elecciones europeas, autonómicas y generales.

Mercedes Fernández, en declaraciones a los medios de comunicación, se refirió a los resultados electorales de los comiicos a la Junta General, en los que el PSOE obtuvo 20 diputados; el PP, 10; Ciudadanos, 5; Podemos, 4, e IU, Foro y Vox, dos cada uno

La presidenta consideró que es positivo haber "retenido la portavocía de la oposición", a pesar de haber perdido el PP un escaño, y destacó que la diferencia de diez diputados con el PSOE "es demasiada distancia, es mucha diferencia".

"Hay que analizar los resultados con humildad, realismo y sentido común", afirmó Mercedes Fernández, que indicó que había habló con el candidato del PSOE en Asturias, Adrián Barbón, para felicitarle por su "arrollador triunfo".

A nivel municipal, la presidenta se mostró especialmente satisfecha por la victoria del candidato del PP en Oviedo, Alfredo Canteli, y dió por hecho un pacto con Ciudadanos en la capital asturiana para lograr una mayoría absoluta que permita desbancar al actual tripartito (PSOE, Somos e IU), que fue "letal" para los intereses de Oviedo.

Cherines también abordó la posibilidad de poder gobernar en otros ayuntamientos asturianos a través de pactos, y explicó que es necesario realizar las estrategias "más inteligentes" para que el centro derecha esté al frente de esos consistorios.

Preguntada por los resultados del PP a nivel nacional, Mercedes Fernández manifestó que el resultado del partido en Madrid y las posibilidades que se abren en comunidades como Aragón suponen "tranquilidad" y una "alegría razonable". No obstante, apostó por seguir trabajando para aumentar la cuota de poder del Partido Popular.