El portavoz de Infraestructuras del PP, Álvaro Queipo, defiende que “el futuro de la comarca tiene que venir marcado por actuaciones y no escudar la ineficacia de un gobierno por la baja densidad poblacional para no tener que ejecutar las infraestructuras de las que son responsables”. El concejal, Alberto Morán, critica la “dejadez y negligencia de un alcalde que debería haber analizado a fondo el proyecto que le entregó el Principado antes de dar su visto bueno”.

El diputado portavoz de Infraestructuras del Grupo Parlamentario Popular, Álvaro Queipo, ha denunciado hoy el “abandono y dejadez” del Principado sobre el puente de Pronga y la “chapuza” realizada en el puente de Quinzanas. “Si hay algo que refleja la ineficacia, la dejadez y el olvido del gobierno socialista en el Principado con el medio rural y de la forma de gobernar del PSOE, es el abandono de estas dos vías de comunicación en Pravia”, ha señalado Queipo. El PP preguntará en el Parlamento asturiano por la sustitución del puente de Pronga y la negativa del Ejecutivo a realizar las modificaciones oportunas para corregir  “el desaguisado” del puente de Quinzanas.

El también Secretario General del PP asturiano visitó el concejo de Pravia acompañado  por el concejal y Vicesecretario de Acción Política de los populares pravianos, Alberto Morán. Los representantes del PP visitaron los puentes de Pronga y de Quinzanas, del que ya se sabe que “el Gobierno del Principado no tiene pensado llevar a cabo ninguna actuación más para corregir los graves errores de diseño que dificultan su uso por parte de los vecinos”, señaló Queipo. 

En valoración de los populares, “el que sufren los vecinos del concejo de Pravia, es un desprecio más del Ejecutivo del Principado hacia esta localidad del occidente de Asturias que desde el 2010 llevan esperando por el arreglo de un puente que es la única vía de comunicación entre Pronga y Beifar”. Una riada se llevó por delante la estructura metálica del puente colgante sobre el río Nalón, dejando hábil un recorrido alternativo por carretera de ocho kilómetros. Los vecinos llevan más de doce años reclamando el arreglo del puente así como la construcción de una escollera que prevenga de nuevos destrozos en caso de desbordamiento del río. Sin embargo, la inversión autonómica no acaba de llegar.

“Esta es la desidia del PSOE con el medio rural, que ni gestiona ni transforma”, ha declarado Queipo, quien ha señalado que “el futuro de esta comarca tiene que venir marcado por planes y actuaciones y no escudarse en la baja densidad poblacional para no tener que ejecutar las infraestructuras de las que son responsables”.

La obra del puente de Quinzanas, símbolo del modelo de gobierno socialista

Queipo también visitó el recientemente reformado puente de Quinzanas. En opinión del diputado del PP, el Ejecutivo socialista en el Principado “ha dejado a medias una obra fundamental para conectar las dos orillas del río Narcea a través de la carretera AS-39”. “El millón y medio de inversión y los diez meses de obras han servido únicamente para maquillar la falta de gestión del gobierno autonómico. El proyecto ejecutado no cumple con las expectativas de los vecinos”, ha denunciado Queipo. En este sentido, desde el PP señalan  múltiples deficiencias que aún hoy presenta la infraestructura, como la ausencia de aceras para peatones, el insuficiente espacio para la circulación de dos vehículos o la dificultad para el tránsito del tráfico pesado, como camiones y autobuses escolares. 

“El puente de Quinzanas es el mejor ejemplo de un Gobierno que actúa de forma descoordinada con los Ayuntamientos”, ha señalado el Secretario General del PP asturiano, una situación, afirma, que “ocurre por toda Asturias de forma recurrente, pero, en ocasiones, salen a la luz casos especialmente graves por el impacto que tienen sobre los vecinos y usuarios que son quienes le dan uso a las infraestructuras y para los cuales, a veces, es pero un mal arreglo que esperar un poco más por la solución”.

Por su parte, desde la Junta Local del PP de Pravia, Alberto Morán criticó la “dejadez y negligencia de un alcalde que debería haber analizado a fondo el proyecto que le entregó el Principado antes de dar su visto bueno”.