Mercedes Fernández defiende "la grandeza del anclaje constitucional sobre el que hemos construido esta España próspera y espléndida" en un acto celebrado en Avilés con cerca de 300 personas, que contó con la presencia de Víctor Calvo-Sotelo

"Los ciudadanos y los poderes públicos estarán sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico". La presidenta del PP de Asturias, Mercedes Fernández, eligió el primer fragmento del artículo 9 de la Constitución Española para defender que precisamente "esa equidad en el sometimiento a la ley es la grandeza de nuestro sistema democrático".

Algo que cabe recordar en el Día de la Constitución, más cuando la efeméride de sus 39 años de historia coincide  con un momento en el que el separatismo catalán ha intentado "de forma maliciosa" hacerle un quiebro a esa ley que "nos ha permitido desarrollar una España próspera". De ahí que el PP de Asturias quisiera rendirle homenaje a la Constitución con un acto en Avilés que contó con la presencia de Víctor Calvo-Sotelo, hijo del que fuera presidente del Gobierno entre 1981 y 1982, cuando la democracia española acababa de echar a andar. 

Dicho acto reunió a unas 300 personas en torno a dos banderas gigantes, una de Asturias y otra de España, donde estamparon su firma quienes "somos asturianos pero muy españoles, amamos nuestra tierra y amamos nuestro país". Se escenificaba así la unidad que, según Mercedes Fernández, sostiene "el andamiaje constitucional sobre el que hemos construido las leyes que nos han permitido avanzar hacia una España próspera, hacia este país espléndido que tenemos". 

Firma de la bandera de España, al inicio del acto en Avilés.

El terrible problema del separatismo

De esa "exitosa historia colectiva", de ese "patrimonio común", Fernández cree que "tenemos razones sobradas para estar orgullosos". La Constitución del 78, destacó, "se hizo con detalle, tratando de buscar el consenso", de ahí su fortaleza: "A quienes trataron de burlar la ley, se les respondió con la ley. El artículo 155 fue el remedio constitucional para el terrible problema que se planteó desde el separatismo en Cataluña. Parece que intimidaba, pero en la práctica se demostró que su aplicación se hizo con normalidad y respeto a la comunidad catalana".

La presidenta de los populares asturianos aplaudió el gran papel desempeñado por la Corona, el poder ejecutivo -"todos los gobiernos que hubo en España, no tengo la menor duda, pretendieron los mejor para el interés general"- y el poder judicial, cuyos "magníficos servidores públicos son la garantía del sistema". También recordó a los "padres" de la Constitución y reivindicó, como muestra de lo que ha evolucionado el país desde su aprobación en el 78, que "hoy sería impensable que no hubiese una mujer".

Su intervención puso punto final a un homenaje al que se sumaron diputados, senadores y representantes del PP en prácticamente los 78 municipios asturianos. Un acto en el que también tomaron la palabra para poner en valor la unidad de España el secretario general del partido, Luis Venta, y Víctor Calvo-Sotelo. 

El valor de preservar la convivencia

Asistentes al homenaje a la Constitución.

Calvo-Sotelo, ex secretario de Estado de Telecomunicaciones y presidente de Correos, también se refirió a su paso por Avilés a Cataluña, donde "hubo deslealtad hacia la Constitución por parte de algunos partidos", pero también "se ha visto su vigencia" con la aplicación del artículo 155 que "nos ampara a todos" y aporta al Estado "los mecanismos para corregir situaciones" como la creada por el separatismo catalán.  

Por tanto, pese al distinto enfoque que unas generaciones y otras puedan darle a la Constitución del 78, Calvo-Sotelo considera indiscutible que "la Carta Magna sigue garantizando la convivencia en España" y que pervive su valor fundamental: el de haber conseguido el refrendo "de una mayoría aplastante de españoles, y eso hay que protegerlo" más allá de que puedan o no incorporarse mejoras en el futuro.