El diputado regional y portavoz de sanidad del PP, Carlos Suárez, ha denunciado en rueda de prensa la "discriminación" que supone para Gijón que el Servicio de Salud del Principado, (SESPA), con el beneplácito del gerente del Área V, haya decidido cerrar por las tardes siete centros de atención primaria de la ciudad. Esta reestructuración, que deja sin urgencias extrahospitalarias a los centros de salud de Severo Ochoa, El Coto, El Natahoyo, Laviada, Roces-Montevil, Perchera y Contrueces, se produce "cuando los profesionales están hablando de sobresaturación en los servicios urgentes de Cabueñes".

Con la decisión de la Consejería de Sanidad, "Gijón no va a estar en igualdad de condiciones con ciudades como Oviedo o Avilés, donde el SESPA también planteó esta medida, aunque sus respectivas gerencias lo desecharon", expuso en rueda de prensa Carlos Suárez. "El Principado tendrá que explicar exactamente en qué beneficia a Gijón este recorte en la atención de sus centros de salud. A nosotros no nos parece normal, desde luego", recalcó.

El parlamentario popular está convencido de que "la atención urgente en Gijón va a empeorar" con la restructuración que la Consejería llevará a cabo "sin haberlo hablado previamente con los vecinos y profesionales afectados". No sólo. Suárez augura que esta medida terminará extendiéndose más allá del verano. "Con disimulos, pero acabarán prolongando esta situación", aseguró tras mostrar la "disconformidad" del Partido Popular con la situación sanitaria en la que queda Gijón y su disposición a "presionar" en todos los niveles a su alcance para que no sea así. 

Carlos Suárez estuvo acompañado por el presidente del PP gijonés, Mariano Marín, y por los concejales Pablo González y Sofía Cosmen, que, según anunciaron, llevarán dicha presión al ámbito municipal.