Los tres museos que son titularidad del Principado -el de Bellas Artes, el Arqueológico, el Barjola- tienen distintas colecciones, tamaño y visitantes. Pero el gobierno regional ha firmado un nuevo contrato de seguridad que no recoge sus distintas realidades, que apenas incrementa el número de vigilantes y de horario, y que, además, tiene una duración de tan sólo seis meses. 

"Estamos hablando de instalaciones a proteger durante todo el año. Un plazo de tan corta duración impide una correcta planificación del trabajo", denunció el diputado Rafael Alonso en la Junta General del Principado. "Si en otras instalaciones y serviciso la contratación de su seguridad ase hace por un plazo mínimo de un año, por qué aquí no", insistió.

Además de la duración del contrato, lo que realmente se contrata son un número de horas de servicio, 13.120 horas en 2017, una cifra muy similar a la de 2016. Se da el caso, sin embargo, de que el Museo de Bellas Artes prácticamente duplicó su superficie tras una ampliación que costó 27 millones de euros. "Si la superficie se duplica, ¿cómo es posible que no se amplíe el contrato de seguridad? ¿Se puede cubrir el dible de espacios con iguales efectivos?", preguntó Alonso al consejero de la Presidencia.

Con la pregunta del diputado Rafael Alonso, el Grupo Parlamentario Popular lo que pretende "es que se mejore la seguridad de nuestros museos". En su opinión, "la forma de contratación no propicia la mejora y estabilidad" que precisan las tres pinacotecas del Principado.