El diputado del PP David González Medina, portavoz de Educación del Grupo Parlamentario Popular en la Junta General del Principado, ha reprochado al consejero, el socialista Genaro Alonso, la "obsesión" de su departamento "por recortar la asignatura de Religión", en lugar de permitir que sean las familias las que "libremente elijan esta materia".

Medina acusó al titular de Educación de comandar una consejería "que representa la parte más carca de su partido, anteponiendo los intereses de su partido a los de las familias y el profesorado". "No lo decimos sólo nosotros o los colectivos afectados, sino las sentencias, que afirman que vulneran los derechos fundamentales a la igualdad y a la no discriminación", sentenció.

El parlamentario del PP subrayó el recorte "de 9 a 6 horas en Educación Primaria" que ha sufrido esta asignatura, que además ya no es optativa en Bachillerato, con las consecuentes implicaciones en la plantilla. "El recorte ha sido ideológico, político, no para cumplir ninguna ley", aseveró, el diputado, ya que la Lomce "lo que dice es que es competencia de las comunidades marcar el horario, no que este tenga que reducirse, del mismo modo podría haberse mantenido o aumentado".

Medina afirmó que en el PP “nos solidarizamos y compartimos todas las reivindicaciones del profesorado de Religión asturiano, como ya hicimos la anterior legislatura y como fue recogido en nuestro programa electoral en las últimas elecciones"., como ya había hecho en su reunión con representantes de la plataforma Religión en la Escuela, Antonio Cabeza y Miguel González; junto con la también docente de Religión Gloria García, del PP de Mieres. 

El Grupo Popular seguirá defendiendo en la Junta General iniciativas "de apoyo al profesorado de Religión asturiano en sus reivindicaciones laborales". "Y además de estas reivindicaciones defendemos el derecho a elegir de las familias asturianas. Si quieren estudiar Religión, que lo hagan, con una asignatura ofertada en igualdad de condiciones al resto de optativas, y que el consejero tenga la valentía para decir claramente si no quiere que esto sea así", aseveró.

"El consejero llegó prometiendo muchas cosas, también a este colectivo, pero es más papista que el Papa y es continuista con las políticas de los ex consejeros Riopedre y González y parece que es más enemigo de la religión que los anteriores", finalizó Medina.